Inicio

Hace ya muchos años, en mi primer viaje al extranjero, me topé, paseando, con un cementerio italiano, casi a mis pies, que me impactó por su grandiosidad, siendo tan pequeño y casi abigarrado. La impresión sufrida se debió a que en ese momento pensé: "Así son los italianos: aman la belleza, son pasionales, temperamentales y, sobre todo, leales con los suyos".